La trampa de la polarización