Educación, motor de la transformación social Educación, motor de la transformación social - Sergio Fajardo

Educación, motor de la transformación social

Educación, motor de la transformación social

 

En las administraciones de Fajardo hubo una visión de largo plazo y una idea que conectó cada acción: la educación.

Mucho antes de llegar a la política, antes incluso de contemplar ser político, Sergio Fajardo había entendido que el único medio para avanzar como sociedad y cerrar la brecha de las desigualdades era apostando por la educación.

Su libro, El poder de la decencia, empieza por ahí: aceptando que existen unos privilegiados y otros quienes, sin importar sus capacidades o talentos, no tienen las oportunidades que necesitan. “…Desde muy temprano fui consciente de que en Colombia la extracción social determina lo que las personas pueden llegar a ser y de que esas desigualdades representan una profunda injusticia. No es un asunto menor: resulta que luchar contra esa injusticia es la mayor motivación de mi trabajo”.

El 5 de marzo de 2000, tres años antes de ser alcalde de Medellín, escribía en su columna de El Colombiano:

“Tenemos que pasar de mirar la educación como uno de tantos programas en una administración, a ponerla en el centro de la construcción social y convertirla en columna vertebral de la política […] Al proponer la educación como elemento central en la transformación de nuestra sociedad, sabremos en qué dirección vamos y, por lo tanto, la política misma se convertirá en actividad educadora, y a los políticos les corresponderá buena parte del liderazgo pedagógico de la sociedad”.

Desde que asumió como alcalde, y después como gobernador, Fajardo fijó en la agenda pública y, sobre todo, en los imaginarios de los  antioqueños, el papel esencial de la educación como motor del cambio.

En Medellín y Antioquia, se pudo

Tanto en la Alcaldía como en la Gobernación, la inversión en educación fue de cerca del 50 por ciento del presupuesto general. Esa visión de largo plazo, el propósito de pensar y trabajar por unas nuevas generaciones más educadas y formadas, marcó la diferencia de ambos mandatos, aunque no con logros inmediatos. En Medellín, 1.8 billones de pesos se destinaron a la creación de escenarios y programas que le han cambiado la cara a la ciudad. Medellín, del miedo a la esperanza:

En Antioquia, los Parques Educativos fueron, sin duda, un cambio de paradigma para los municipios que se los ganaron: espacios para vivir la cultura de una manera a  lo que no tenían acceso la mayoría de los habitantes. Instaurar la educación como elemento central geográfica y políticamente, es una hazaña política en la medida que las grandes transformaciones se verán a largo plazo.

Antioquia invirtió en total 3,2 billones de pesos en educación aumentando la infraestructura, el acceso y los incentivos. ¡La cifra más alta en toda la historia del departamento!

Como parte de hacer lo mejor para los más humildes y de dignificar a través de los espacios, los Parques Educativos se convirtieron en el motivo de unión y concertación en los municipios. Para los municipios beneficiarios es un cambio de paradigma, para sus habitantes, los jóvenes de forma principal, son espacios para vivir la cultura que antes no tenían. Es la presencia del Estado sin armas.

Antes de Antioquia la más educada, la tasa de deserción en el grado noveno era del 50 por ciento. Eso equivale, prácticamente, a un muchacho de 15 años que firma una carta diciendo: ‘Me comprometo a ser pobre por el resto de la vida’. Esa tasa bajó al 30 por ciento. Es un logro muy importante, sin duda, pero aún falta mucho por hacer. Otra cifra, en Antioquia hay cerca de 19.500 maestros fuera de Medellín. De esos, en 2012 tenían Maestría solo 57. Se creó el Fondo de Becas de Maestría que financió el estudio de 705 docentes, mejorando el desempeño de este importante actor dentro del engranaje de la calidad y en ese mismo sentido se dispuso de programas de capacitación y actualización docente para más de 10 mil maestros de Medellín. Un trabajo en pos de recuperar la dignidad de las maestras y maestros del departamento.

Lo que se hizo en educación fue emocionante. Todo un trabajo de coherencia con el planteamiento en el ejercicio electoral, de convocar a la ciudad y el departamento alrededor de la educación en un sentido amplio. Se abrieron las puertas para una mejor calidad de vida, se logró que esta estrategia fuera el propósito de todos. El trabajo continúa, ahora el camino es hacer de Colombia la más educada. El reto es sostener lo alcanzado. 

Que no nos quepa duda, con educación, se puede.