Etiqueta: Sergio Fajardo

Poder de la decencia

Sergio Fajardo presentó su libro en México

 

Sergio Fajardo, los últimos dos años, fue profesor visitante distinguido de la Cátedra Latinoamericana de Ciudadanía del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (TEC), y para cerrar este ciclo presentó su libro El poder de la decencia, que ya suma tres ediciones.

En el conversatorio estuvo acompañado del decano de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del TEC, Arturo Sánchez, y fue el escenario ideal para realizar una radiografía de la actual situación política de Colombia y cómo ésta le abrió un escenario a la propuesta política que lidera.

El profesor Sánchez comienza la charla retando a Fajardo al preguntarle por qué el primer capítulo del libro habla de los privilegios que tuvo y de cómo esto lo hizo conciente de que las oportunidades de las personas no deben depender del lugar y las condiciones en las que nacen:

Luchar contra las injusticias es lo que más me motiva para realizar mi trabajo. En el libro reviso mi vida familiar y sé que crecí en un contexto de privilegio no sólo en lo social y lo económico, sino también en la relación con mi familia. Tuve una relación muy cercana con mi papá. Él me invitó siempre a volar, a no tener restricciones y me motivaba a tomar decisiones; y mi mamá, que era profundamente religiosa, era muy efervescente, con una energía poderosa. Ese primer capítulo es para explicar que cada uno tiene sus raíces y es gracias a eso que entendí que el origen social limitaba el rumbo de las personas. Por eso siempre fui consciente de la sociedad desigual donde vivimos”.  

Fajardo recordó esos primeros días cuando comenzó a recorrer las calles de Medellín entregando volantes, explicando a cada persona la propuestas que tenían con el grupo de amigos con los que comenzó en la política: “lo más importante siempre ha sido respetar los principios y escuchar a la gente”, dijo.

Además, recordó la importancia de llegar al poder sin deberle nada a nadie, sin pagar por un voto, porque son los medios los que justifican el fin.

“En el libro yo cuento el camino inusual que comenzamos en la política. Hemos recorrido un camino largo que comenzó con un cero por ciento en las encuestas y ya llevamos 18 años en él”.

Sergio Fajardo contó las dificultades que ha tenido con la clase política tradicional y cómo ha vivido momento emocionantes, como la Ola Verde, que hablan del estado de ánimo del país y los múltiples aprendizajes que ha tenido, algunos dolorosos.  

“Ahora en Colombia pasa algo extraordinario: ¡Ya todo el país está indignado con la corrupción! Ya no está indignado solo con los corruptos en las regiones, sino en todo el país. Hoy Colombia está con un malestar extraordinario. En esas encuestas donde se habla de felicidad los colombianos siempre estábamos de primeros y, de repente, Colombia está amarga”.

Fajardo también reconoce que es posible cambiar, abrir la puerta de las oportunidades. Se puede tener esperanza.  

“Nosotros vamos a cambiar, pero nos tenemos que reconciliar. Si no sanamos las heridas vamos a destruir el país. La historia de nuestro país nos muestra que cada vez que la política termina en esa polarización vuelve otro capítulo de la violencia y siempre terminamos en una guerra. Por eso es necesario conectar sectores, porque no es el momento de llegar a las trincheras, es necesario conectarlos a todos para poder avanzar. Debemos luchar contra la corrupción, de manera frontal y real y también nos debemos reconciliar y así le damos cabida a la educación, ciencia, tecnología, innovación, emprendimiento y la cultura para poder generar oportunidades y transformar la calidad de vida”

 

Coalición Colombia Prensa

“Colombia necesita la reconciliación, empezando por la política”

Entrevista publicada el 27 de diciembre de 2017 en La Nación de Argentina:

Un lápiz gigante, con la leyenda “¡Con educación todo se puede!”, ayuda a que el periodista encuentre el estudio donde Sergio Fajardo realiza las fotografías para la campaña legislativa de marzo junto a sus compañeros de Coalición Colombia, la alianza que ha puesto patas arriba la política del país cafetero. Basta con seguir el lapicero para hallar al matemático de 61 años, ex alcalde de Medellín -arquitecto de su milagro-, ex gobernador de Antioquia y compañero de Antanas Mockus en la ola verde que hizo soñar a buena parte del país en 2010. Fajardo encabeza hoy todas las encuestas, convertido en referente de la lucha contra la corrupción y en una forma distinta de hacer política.

-¿Sueña para Colombia un milagro parecido al alcanzado en Medellín, que pasó de ser la ciudad salvaje de Pablo Escobar a un ejemplo continental de urbanismo?

-Acaba de presentar su libro El poder de la decencia. ¿Tan indecente es la política colombiana?

-El libro no quiere decir acerca de la política colombiana, es una reflexión particular con todo lo que he aprendido y descubierto desde el momento en que entré a participar en la política. No califico a nadie.

-Hoy Fajardo está en la cresta de la ola, recién presentado el programa de Coalición Colombia y lanzada su candidatura presidencial para mayo. Un matemático con un discurso distinto en el país gobernado desde hace 15 años por Uribe y Santos, dos pesos pesados de la política en el siglo XXI. ¿Está Colombia preparada para un cambio tan drástico?

Diario La Nación Argentina
“Colombia necesita la reconciliación, empezando por la política”.

-No tengo la menor duda, no solo está preparada sino que también reclama un cambio en la forma de hacer política. Ya es suficiente; ya es el momento de que en Colombia otras personas, partidos y organizaciones tengan la oportunidad de conducir nuestra sociedad. Y yo creo que soy la persona. Empezamos a participar en política hace 18 años en Medellín, mayoría de edad, y ahora nos estamos encontrando en esta Coalición Colombia con el Polo Democrático, con Jorge Robledo, con la Alianza Verde, con Claudia López… Es el momento y es un momento muy especial en la historia de nuestro país. Para momentos extraordinarios, opciones extraordinarias.

-Lidera las encuestas y también es el que menos gente tiene en su contra según los sondeos. En cambio, en una hipotética segunda vuelta con el ex vicepresidente Germán Vargas Lleras, paradigma de la política de toda la vida, una buena parte piensa que puede caer derrotado.

-Queremos una política distinta y diferente en todos los sentidos. Ese es nuestro camino y ahí vamos; no me preocupa mucho lo que dicen unos y otros. Somos una ruptura y por eso vamos a ganar.

-Pero ya está en el centro del ring, desde todos lados llegan críticas.

-No me distraigo con lo ocurre al lado del camino, no respondo a agresiones, me dicen de todo y de cualquier manera. Pero mi propósito es dar ejemplo, Colombia necesita la reconciliación empezando por la decencia en la política. Jamás me escucharán una expresión contra un contrincante.

-Hasta Farcjardo lo han llamado.

-Y lo que falta: narcotraficante, guerrillero, paramilitar, corrupto. Eso significa que vamos avanzando por nuestro camino; yo no voy a entrar al terreno de la agresión.

-¿No le preocupa el fenómeno de los bulos y las fake-news, que no es exclusivo de Colombia, pero que en Colombia es agudo, salpicado de acusaciones extrañas, muchas de ellas lanzadas desde la zona oscura de las redes sociales?

-Esa es la política que no queremos, decir una mentira de cualquier forma, que no tienen ningún obstáculo para agredir y difamar. Ahora buscan una polarización para dividir el mundo entre amigos y enemigos. La historia de Colombia demuestra que esa agresión y polarización están muy cerca de la violencia física. Nosotros vamos a hacer una revolución serena, por eso estamos luchando y por eso vamos liderando.

-Colombia está harta de su corrupción. Pero paralelamente es un fenómeno enraizado en un país que incluso llama mermelada al clientelismo político. Algo tan dulce que produce efectos tan amargos.

-Sí, es una tristeza por las mermeladas, que son tan buenas. Pero a veces las palabras cambian de sabor asociadas a sus comportamientos. Nosotros tenemos un problema ético: de la forma en la que se llega al poder, así se gobierna; los que pagan para llegar, llegan para robar. Un voto comprado es un robo asegurado. ¿Y cómo roban? Con puestos y con tratos: mermelada. Nosotros hacemos una ruptura desde el comienzo, no pagamos un peso por un voto y hacemos una política diferente. Y eso nos da la oportunidad de llegar al poder y gobernar de una manera diferente. No tenemos que repartir el Estado en manos de particulares y podemos gobernar con transparencia.

-Uno de sus rivales posibles en la primera vuelta electoral es “Timochenko”, líder de las FARC. ¿Qué posición tiene Coalición Colombia en la polémica sobre los 16 escaños que serían otorgados a los guerrilleros?

-Esas son unas circunscripciones especiales que no son para las FARC, no hay que confundir con las 10 posiciones que las FARC tienen en el Congreso por dos períodos, fruto del acuerdo que hicieron. No comparto las ideas de las FARC, pero que entren a hacer política y aprendan. Que nadie en Colombia tenga un arma para someter a otro por el miedo y la violencia.

-Con las elecciones en Chile queda un subcontinente dividido en bloques, con mayoría conservadora. ¿Dónde estaría la Colombia de Fajardo?

-En la democracia, en la cooperación en América latina. Debemos ser respetuosos con cada país, pero exigentes y reiterativos en la exigencia de democracia.

 

Ver entrevista de La Nación (de Argentina): http://www.lanacion.com.ar/2095577-sergio-fajardo-colombia-necesita-la-reconciliacion-empezando-por-la-politica

Elecciones 2018 Prensa

La Coalición Colombia le cumple al país

La coalición Colombia le cumplió al país con la presentación de candidato único a la Presidencia, listas del lujo al Congreso y bases de su programa de gobierno.

Con la ciudadanía en la Plaza de Bolívar, y después de meses de trabajo entre los tres movimientos, el miércoles 20 de diciembre presentamos tres logros: la candidatura única de Sergio Fajardo a la Presidencia de la República; las listas de lujo al Senado, encabezadas por Jorge Enrique Robledo en el Polo Democrático y Antanas Mockus en Alianza Verde, y nuestras bases programáticas para explicarle a Colombia que su voto libre puede transformar al país.

La senadora Claudia López y el senador Jorge Enrique Robledo presentaron la plataforma de respaldo a Sergio Fajardo y contaon cómo se articulará el trabajo conjunto entre el Polo Democrático Alternativo, la Alianza Verde y Compromiso Ciudadano en todas las regiones del país.

En la presentación participaron cerca de 500 candidatas y candidatos al Congreso de la República que llevarán las banderas de la Coalición con los avales de la Alianza Verde y el Polo Democrático. Estas listas han sido diseñadas para encabezar una opción transparente, forjada alrededor de principios y no de transacciones, y para promover la decencia necesaria para que el Congreso le sirva realmente al país. En diez departamentos la Coalición va con listas unificadas a la Cámara.

Las bases programáticas construidas en conjunto son una prueba de que fuerzas diversas pueden trabajar unidas para escribir una nueva página para Colombia. Esta coalición, además de ser una fórmula exitosa para ganar el poder en 2018, es una apuesta de largo plazo para que gobiernos modernos e independientes en todas las regiones del país renueven la política, trabajen con la ciudadanía en el ámbito local y nacional, y construyamos la Colombia que nos merecemos durante los próximos 15 años.

Mientras los partidos tradicionales se derrumban, la Coalición Colombia crece con la ciudadanía: con jóvenes, mujeres y líderes sociales a lo largo y ancho del país, que con orgullo apuestan por la renovación y las propuestas innovadoras para el futuro de Colombia.

Es la hora de unir nuestras voces. Pasar de la indignación a la acción, pasar la página del odio, la polarización y el clientelismo, y hacernos sentir en todos los rincones de nuestra geografía.

Todo el año críticos y escépticos dijeron que no lo íbamos a lograr. Llegó la hora de mostrarles que podemos alcanzar nuestros objetivos trabajando juntos; nos piden ser realistas y que renunciemos a estos sueños, y nosotros le pedimos al país no solo las ganas sino la voluntad de hacer los sueños realidad. ¡Se puede!

Las bases programáticas giran en torno a 13 ejes:

1. Lucha contra la corrupción y el clientelismo.
2. La esperanza se escribe con la E de Educación.
3. La vida digna empieza con el derecho fundamental a la salud.
4. Política social y de empleo que genere oportunidades.
5. La defensa de los derechos de las mujeres.
6. Compromiso con la biodiversidad y los recursos naturales.
7. Economía próspera y equitativa.
8. Agro moderno dinamizador de la economía
9. Justicia y seguridad en toda Colombia.
10. Infraestructura moderna, hábitat digno y servicios públicos de calidad.
11. Cultura y turismo como motores del desarrollo.
12. Colombia integrada con el mundo.
13. Reconciliación.

Coalicion-Colombia

Descargar el archivo

Prensa

Con decencia e inteligencia, ¡Se pudo!

Terminamos un año intenso de trabajo constante, comprometido y colectivo, con muy buenas noticias. No podríamos tener mejor cosecha.

Muchas cosas han pasado desde julio, cuando decidimos inscribir la candidatura por firmas: logramos consolidar la Coalición Colombia con Sergio Fajardo como candidato a la presidencia; recolectamos más de 980 mil firmas que entregamos a la Registraduría con una rendición de cuentas clara; el libro El poder de la decencia llegó a las librerías del país y las encuestas, que leemos con mesura y prudencia, son un retrato de la confianza que el país tiene en nosotros.

El camino recorrido hasta aquí es sólo el comienzo de nuestro sueño de transformar a Colombia, pero es también el resultado de 18 años con los principios intactos: los principios deben ir hasta el final.

Fajardo

Sergio Fajardo: de la ciencia a la política

Sergio Fajardo Valderrama nació en Medellín, Colombia en 1956. Es Matemático de la Universidad de los Andes, Doctor en Matemáticas de la Universidad de Wisconsin-Madison y Doctor Honoris Causa de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, España (2009) y de la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina (2015).

Fajardo ocupó varios cargos en instituciones científicas, como el Consejo Nacional de Ciencias Básicas y la Comisión Nacional de Maestrías y Doctorados. Fue profesor en la Universidad de Andes, director de investigación y director del Departamento de Matemáticas, así como en la Universidad Nacional. Ha sido profesor visitante de instituciones como la Universidad de Berkeley, la Universidad de Wisconsin, la Universidad de Colorado, la Universidad Católica de Chile, la Universidad de Oslo y la Universidad Central de Venezuela.

Trabajó también en varios medios de comunicación como Caracol Radio, Telemedellín y Teleantioquia, fue subdirector del periódico El Colombiano, y columnista de los periódicos El Mundo y El Espectador, y de la revista Dinero.

En 1999 lideró la conformación del movimiento Compromiso Ciudadano, que buscaba llegar a la Alcaldía de Medellín y en 2003, con la fuerza del primer movimiento cívico independiente, por fuera de los partidos tradicionales, ganó la alcaldía con la votación más alta en la historia de la ciudad hasta esa fecha.

Descripción: Sergio Fajardo ante una de las obras que transformó la cara de Medellín.
Fecha: 2003
Foto: Archivo personal

Fajardo es reconocido por liderar la transformación de Medellín: redujo los índices de violencia, saneó las finanzas públicas y logró el desarrollo urbanístico de la ciudad. Por este desempeño, el proyecto Colombia Líder lo eligió como Mejor Alcalde de Colombia 2004-2007 y la Revista Semana lo nombró Mejor Líder de Colombia 2011-2012. Durante cuatro años consecutivos (2005-2008) El Colombiano lo nombró Personaje del Año, reconocimiento que también recibió de la Revista Cambio en 2006. Fue Personaje de América Latina 2007 de The Financial Times y uno de los ocho líderes destacados de la región en los Premios América a la Excelencia en el Servicio Público, de la Organización de Estados Americanos y la ONU (2007). En 2008, la Federación Panamericana de Asociaciones de Arquitectos le otorgó la medalla de oro por su programa de urbanismo social en la Alcaldía de Medellín y en 2009 Fajardo recibió el Curry Stone Design Award en la categoría de Obras Púbicas Transformadoras. Ha recibido otros reconocimientos como el Premio de Ciudadanía Global de la Universidad de Tufts, el Premio Antonio Sancha de la Asociación de Editores de Madrid por su defensa de los valores culturales y el Premio Excelencia y Liderazgo en Gestión Urbana y Desarrollo de la Universidad de Rotterdam.

Día de la elección del nuevo gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo 30-oct-2011
Descripción: Sergio Fajardo con sus padres Raúl Fajardo y Mara Valderrama en día que fue elegido Gobernador.
Fecha: 30 octubre 2011
Foto: Juan Fernando Cano

En 2010, como parte de la Ola Verde, Fajardo fue candidato vicepresidencial de Antanas Mockus y dos años después llegó a la Gobernación de Antioquia con más de 925 mil votos, que ha sido la votación más alta en la historia de Colombia en unas elecciones regionales.

Como gobernador, Sergio Fajardo adelantó un plan de desarrollo bajo el lema Antioquia la más Educada que se centró en buscar generar oportunidades para las personas y las regiones, promover la reconciliación y una cultura de la legalidad. Durante su administración, Antioquia tuvo el mejor desempeño de todos los departamentos del país en Gobierno Abierto, transparencia y en inversión de regalías. En 2015, Sergio Fajardo fue elegido como Mejor Gobernador por la Fundación Colombia Líder.

Hasta mediados de 2017, Fajardo fue profesor distinguido de la Escuela de Gobierno y Transformación Pública del Instituto Tecnológico de Monterrey, México y reconocido conferencista internacional.

Sergio Fajardo es padre de Alejandro y Mariana y está casado con la siquiatra Lucrecia Ramírez.

Descripción: Sergio Fajardo y su hijo mayor, Alejandro, durante la campaña presidencial de 2010 Año: 2010 Fuente: Archivo personal
Descripción: Sergio Fajardo con Mariana su hija quien es bióloga y profesora Año:2016 Fuente: Archivo personal
Sergio Fajardo, Lucrecia Ramírez
Descripción: Sergio Fajardo con su esposa la siquiatra Lucrecia Ramírez.Fecha: 2006 Foto: Archivo personal
Compromiso Ciudadano

Compromiso Ciudadano

 

Compromiso Ciudadano nació en 1999. Medellín estaba atrapada por el miedo y la desesperanza y era claro que la política tradicional no tenía interés en cambiar el rumbo. Un grupo con orígenes diversos –de las organizaciones sociales, de la academia y del empresariado- se cansó de repetir cómo debería conducirse la sociedad y pasaron a la acción: “Nos vamos a meter a la política y lo vamos a hacer nosotros”.

Es importante recordar cómo se reunieron las primeras personas en Compromiso Ciudadano. Los momentos fundacionales de un movimiento son clave para entender su desarrollo posterior. La pregunta difícil que se planteó en ese momento fue: ¿alrededor de qué se va a unir a hacer política un grupo diverso de ciudadanos que ha estado, por convicción, por fuera de las estructuras tradicionales? La respuesta tuvo dos ejes:

1- Nos reunimos alrededor de un conjunto de principios. Esto, en contraposición a una ideología predefinida por algún dogma pasado. Los principios, ampliamente discutidos en las primeras reuniones, permitían definir una forma básica de ver la sociedad y de abrir las puertas a quienes los compartieran.

2- Nos reunimos para resolver unos problemas que definimos claramente. En la Medellín de 1999, estos problemas eran las desigualdades sociales, la violencia y la corrupción. Con unos principios explícitos y un diagnóstico sobre la situación de la ciudad, las primeras personas que participaron en el movimiento empezaron el camino que hoy, 18 años después, seguimos recorriendo. Cada paso que damos tiene que ser innovador, pero no podemos olvidar de dónde venimos.

La historia desde ahí es más conocida. En la primera campaña, el movimiento presentó a uno de sus fundadores, Sergio Fajardo Valderrama, como candidato a la Alcaldía de Medellín. El resultado fue excepcional: Fajardo sacó 60.000 votos y la ciudad descubrió el significado de la política de Compromiso Ciudadano, la que se hace en la calle, caminando, escuchando, estudiando, trabajando.

Durante los tres años siguientes, las compromisarias y los compromisarios siguieron caminando la ciudad. La construcción de la confianza con la ciudadanía en ese proceso tuvo un resultado natural: en 2003, Sergio Fajardo barrió en las elecciones a la Alcaldía. Días antes de las elecciones pocos creían que un candidato independiente podría ganar y, mucho menos, de manera arrolladora.

Durante el primero gobierno de Compromiso Ciudadano, en cabeza de Fajardo, demostramos una idea que ha sido fundamental para el desarrollo de nuestro movimiento: de la forma como se llega al poder, así se gobierna. Es decir, las dos campañas (2000 y 2003) libres, cívicas e independientes, que construyeron confianza con la ciudadanía, se tradujeron en un gobierno libre de ataduras politiqueras y conformado por personas íntegras a las que se les exigió compartir los principios de Compromiso Ciudadano, conocer el tema de su trabajo, tener sensibilidad social y ser honestas. Es decir, dimos muestra de cómo se lucha contra el clientelismo que acostumbra a hacer repartijas en el poder a cambio de apoyos en las elecciones. Justamente lo que necesita Colombia con urgencia: un gobierno que no haga del clientelismo su forma de entender el poder. No sobra recordar: el clientelismo es la puerta de entrada a la corrupción.

Medellín, durante la alcaldía de Fajardo, pasó del Miedo a la Esperanza y Alonso Salazar, fundador de Compromiso Ciudadano, continuó esa labor y consolidó el rumbo de Medellín, una ciudad que se transformó en los comienzos del siglo XXI. Problemas, sin duda, aún existían al final del mandato de Salazar, pero la ciudad que en 1991 era la más violenta del mundo y que al final del 2003 sobrevivía a operaciones militares en sus barrios y tenía amplia desconfianza en sus gobernantes, vio cómo el talento de la gente podía encontrar un camino para surgir. Esas son las Razones de la Esperanza.

Paralelamente, otros representantes de Compromiso Ciudadano -Santiago Londoño, Esteban Escobar, Luis Bernardo Vélez- entraron al Concejo de Medellín. Aprendimos, poco a poco, a hacer trabajo en el poder legislativo. Con una labor seria, rigurosa y atenta a la conducción del poder ejecutivo, nuestros concejales demostraron cómo desde el concejo de una ciudad se puede aportar al desarrollo: con exigencia, pero construyendo en conjunto con los demás actores políticos.

En estos años, descubrimos un reto nuevo, y es que la organización política es difícil de lograr cuando el movimiento está en el poder. La forma tradicional de hacerlo es bien conocida. En el mejor de los casos utiliza el poder para repartir entre sus apoyos (a esto le han llamado “mermelada” en los tiempos recientes) y en el peor, se roba la plata. Para un movimiento independiente como Compromiso Ciudadano este fue un descubrimiento interesante y que debemos seguir discutiendo: no es lo mismo estar por fuera del poder y presentar una visión alternativa de lo público que estar gobernando y consolidar nuevos liderazgos, y asegurarse, al mismo tiempo, de que el gobierno sea transparente, eficiente y que no privilegie a ningún grupo o ciudadano por su posición política.

Durante la alcaldía de Salazar, Sergio Fajardo lideró el nuevo paso en la historia de Compromiso Ciudadano. Recorrió  el país encontrando miles de ciudadanas y ciudadanos que compartían nuestra visión política. Muchos de ellos, Facundos y Facundas que siguen caminando a nuestro lado. Recogimos firmas para presentar a Fajardo como candidato presidencial y a una lista de hombres y mujeres de trayectoria impecable al Senado de la República. No tuvimos éxito electoral ni logramos consolidar a Compromiso Ciudadano en un partido político por no superar el umbral legislativo. Sin embargo, fuimos exitosos políticamente. En medio de una aguda polarización, fuimos coherentes y consistentes con nuestra visión reconciliadora, construimos una propuesta programática con insumos de todas las regiones del país, participamos en el debate público sin entrar a las cañerías de la politiquería y demostramos que se puede hacer política sin comprar votos. En síntesis, probamos que no tenemos precio, tenemos principios.

Descripción: Antanas Mockus y Sergio Fajardo fueron fórmula en las elecciones presidenciales de 2010 con la Ola Verde.
Fecha: 4 Mayo 2010
Foto: Juan Carlos Sierra/Semana

En alianza con Antanas Mockus, Fajardo fue candidato vicepresidencial en 2010. Generando una movilización política ciudadana sin precedentes, con errores propios de un movimiento masivo y espontáneo, Mockus y Fajardo fueron derrotados por Juan Manuel Santos, candidato del entonces presidente, Álvaro Uribe Vélez.

Este primer paso en la escena nacional dejó muchos aprendizajes políticos y, sobre todo, un grupo de colombianas y colombianos que demostraron interés, pasión y conocimiento para transformar el ejercicio de la política en cada región de Colombia.

El último capítulo de esta historia abreviada, y en construcción, fue la campaña y la gobernación de Fajardo en Antioquia. El aprendizaje para Fajardo y para Compromiso Ciudadano fue importante para nuestro trabajo en este 2017. Entendimos todas las complejidades que tiene un territorio que combina ciudades grandes, intermedias y pequeñas, sector rural, costa, montañas, valles, sectores económicos formales e informales, actores armados. En pocas palabras, Antioquia tiene todas las complejidades de Colombia en un territorio más pequeño. Gobernar un departamento es distinto a gobernar una capital. El complemento de estas experiencias es nuestro mayor valor para presentarle al país. Hemos gobernado, sabemos hacerlo y entendemos lo difícil que puede llegar a ser. También aprendimos lo emocionante que es sentir cómo la esperanza avanza cuando la política se hace para la gente y no para los demás políticos.

Hoy nos enfrentamos, de nuevo, a la tarea que tenemos pendiente: organizar formalmente nuestro movimiento. Al mismo tiempo, tenemos en Sergio Fajardo la voz que nos va a representar en la política nacional. Esto es una afortunada coincidencia. Podemos llevar nuestro mensaje político, nuestra visión y nuestros planteamientos por todo el país y usar ese proceso para organizarnos. La campaña nacional debe permitir, además, identificar los liderazgos que participarán en los siguientes procesos electorales, empezando por las elecciones del 2019.

Descripción: Durante más de cuatro meses hemos recogido firmas en todo el territorio nacional para contar con el aval de los ciudadanos.
Fecha 4 noviembre 2017
Foto: sergiofajardo.com

La opción que tenemos hoy para avanzar en estos objetivos es recoger las firmas para presentar a Sergio Fajardo como candidato presidencial. Estamos seguros de que Fajardo es el colombiano indicado para conducir al país en este contexto difícil. Ha demostrado que sabe hacerlo, tiene la experiencia, la claridad para entender el momento que vivimos y la capacidad de encontrarse con millones de personas en un país polarizado.