No hice tratos con Don Berna cuando fui alcalde de Medellín

Falso Don Berna

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
De vez en cuando, vuelve al foco la falsa noticia de que durante mi gestión como alcalde hice un pacto con los paramilitares, lo cual explica la reducción de la violencia en Medellín entre 2004 y 2007. Eso es falso porque nunca he pactado con delincuentes.

De vez en cuando, vuelve al foco la falsa noticia de que durante mi gestión como alcalde hice un pacto con los paramilitares, lo cual explica la reducción de la violencia en Medellín entre 2004 y 2007. Eso es falso porque nunca he pactado con delincuentes. En 2003, el Gobierno acordó la desmovilización de las AUC y consigo la del bloque Cacique Nutibara, a cargo de Diego Murillo Bejarano, alias Don Berna. 4.164 excombatientes llegaron a Medellín, con el compromiso de no delinquir más.

Recibimos a estos excombatientes nos propusimos convertir ese reto en oportunidades: implementamos plan de reintegración a la vida civil para ellos, a la par que desarrollamos intervenciones sociales en varias comunas. Bajo la bandera un plan llamado Jóvenes con Futuro y la implementación de presupuestos participativos, diluimos la influencia de estos grupos en varias zonas de Medellín.

“Don Berna no negoció conmigo sino con el Gobierno. Se le exigió suspender cualquier actividad ilícita, por lo que no fue necesario reunirse con él a escondidas para pedirle ayuda manteniendo el orden público”.

Sergio Fajardo

¿De dónde surge el término ‘donbernabilidad’? 

Diego Fernando Murillo, alias “Don Berna”, fue el líder del grupo criminal de la Oficina de Envigado operativo en Medellín desde la década de los noventa y de varios bloques de las Autodefensas Unidas. Su influencia dio origen al término donbernabilidad que pretendía decir que él controlaba la gobernabilidad de la seguridad de la ciudad. En 2008 fue extraditado a EEUU al incumplir su desmovilización y tener cargos por narcotráfico en ese país.

…Se acuñó el ingenioso término donbernabilidad, para referirse a que alias Don Berna era el que en realidad gobernaba en Medellín y que, en consecuencia, la drástica disminución de homicidios que se dio durante mi alcaldía obedecía a la voluntad y solo a la voluntad del paramilitar. Eso es falso. Por un lado, ese señor sí tenía mucho poder, nadie puede negarlo, pero no tanto para reemplazarme en el gobierno; ese es un argumento que la extraordinaria transformación que vivió Medellín en esos años hace caer de su peso”.

Sergio Fajardo

ESTA ES LA VERDAD: Medellín, siempre azotada por la violencia, vivió una transformación social

Con la presencia de las fuerzas del Estado en las zonas más afectadas de Medellín se logró disminuir la violencia y, simultáneamente, mediante el uso de todas las herramientas del desarrollo, ocupar los espacios recuperados con intervenciones sociales integrales.

De 98 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2003, Medellín bajó a una tasa de 31,5 en 2006, casi 12 veces menor que en 1991 cuando era la ciudad más peligrosa del mundo.

A cada disminución de violencia siguió una intervención social que contribuyó, por su parte, a reducir aún más esa violencia y a abrir nuevos espacios para ser recuperados con nuevas intervenciones. 

Usando el Índice de Desarrollo Humano y el de Calidad de Vida, el gobierno municipal empezó un trabajo integral para mejorar los servicios públicos, el entorno y la capacidad de tener oportunidades en las zonas de menos desarrollo de Medellín. La apuesta fue a la innovación y el emprendimiento, organizar una ciudad competitiva y productiva y, con todas estas acciones, mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

En el año 2003, el gobierno de Alvaro Uribe negoció la desmovilización de varios grupos paramilitares reunidos en las AUC lo cual tuvo un impacto sobre Medellín, ya que la primera desmovilización se dio en la ciudad con más de 860 hombres del  bloque Cacique Nutibara. Al finalizar el proceso, la capital antioqueña recibió 4.164 desmovilizados.

Para convertir este reto en una oportunidad, el gobierno de Sergio Fajardo diseñó el programa Paz y Reconciliación para facilitar el regreso a la legalidad de estas personas, privilegiando siempre la educación, en amplio sentido, como elemento diferencial y clave de la convivencia y la reconciliación. La inversión en el programa, que también atendía a víctimas del conflicto fue de $39.850.

Una respuesta a «No hice tratos con Don Berna cuando fui alcalde de Medellín»

Hola hay un error de tipeo en la palabra «consigo» en la frase «En 2003, el Gobierno acordó la desmovilización de las AUC y consigo la del bloque Cacique Nutibara»

Falta algo antes del «nos»
Recibimos a estos excombatientes nos propusimos convertir ese reto en oportunidades

Al fina la cifra le falta el millones asumo «La inversión en el programa, que también atendía a víctimas del conflicto fue de $39.850.»

Se debería especificar que estas fechas son las de la alcaldía de Sergio «lo cual explica la reducción de la violencia en Medellín entre 2004 y 2007»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?