5 acciones de Fajardo que cambiaron Medellín para siempre

5-acciones-de-fajardo-en-medellin

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Sergio Fajardo logró transformar a Medellín con acciones revolucionarias. El mundo volteó su mirada hacia la ciudad. Estas fueron algunas de ellas.

Gobernar por primera vez fue algo mágico. Nos acercamos a ese monstruo desconocido que era la administración pública con el poder de la ingenuidad. Era el año 2004. La ilusión de transformar la ciudad no nos dejaba amargar ni pensar en lo difícil. Con entusiasmo y convicción estábamos decididos a tragarnos el mundo.

Por eso, desde el primer día, sin mirar para los lados, lleno de confianza en las personas que me acompañaban, empecé a organizar, a liderar toda esa impresionante energía.

En los siguientes 3 años logramos transformar a Medellín con acciones revolucionarias. El mundo volteó su mirada hacia la ciudad. Algo estaba pasando en Medellín y pronto empezamos a desprendernos de la imagen de violencia y narcotráfico para llamar la atención por la manera en que estábamos resolviendo los principales problemas.

Estas cinco acciones son solo una parte de la fuerza arrolladora que transformó Medellín. En futuras entregas profundizaremos en otros programas que cambiaron la ciudad para siempre.

Este texto tiene fragmentos del libro El Poder de la Decencia, de Editorial Planeta:

1.  Reconstruimos Medellín con la comunidad

En los gobiernos tradicionales rara vez las entidades trabajan en conjunto. Pasa todo lo contrario: cada dependencia, cada secretaría, cada ministerio es, en la mayoría de los casos, una isla administrada por un grupo político. Evitan, a toda costa, trabajar juntos.

Nosotros, en cambio, nos comprometimos con la propuesta política colectiva, donde todos trabajamos juntos. La bondad de tener una visión global está en romper con la tradición de las acciones aisladas.

Así, nacieron los Proyectos Urbanos Integrales (PUI). Pusimos todas las herramientas del desarrollo donde más se necesitaban, simultáneamente, coordinadas y con participación activa de las y los ciudadanos, para que fueran protagonistas de la  transformación.

La comunidad medellinense nunca antes había visto que el Estado llegara a la vez con oportunidades de educación, empleo, vivienda, espacio público, emprendimiento, deporte, cultura, medio ambiente, recreación y salud.

Definimos, con las comunidades, juntos, los problemas por resolver, y estas participaron activamente en cada fase del proceso: imaginaron el desarrollo futuro, trabajaron físicamente en el proyecto y hasta cuidaron las obras porque eran el producto de sus sueños.

El primer Proyecto Urbano Integral  se realizó en la zona nororiental que concentraba gran parte de la violencia de la ciudad. Ahí  en las Comunas 1 y 2 estaban varios barrios surgidos de manera informal, sin planificación y como efecto de desplazamientos rurales y urbanos, provocados por la violencia y la falta de oportunidades.

El Metrocable fue el eje de nuestra profunda intervención en esa zona, pues abrió las puertas de la confianza de la comunidad y propició el diálogo. Allí convergieron todas las líneas de inversión: educación, emprendimiento, presupuesto participativo, salud, vivienda, seguridad y convivencia, deporte y recreación, medio ambiente, cultura ciudadana, paz y convivencia.

Algunas de las obras construidas alrededor del metrocable en la zona nororiental incluyen:

  • El Parque Biblioteca España,
  • El Centro de Salud Santo Domingo
  • El colegio de calidad Antonio Derka
  • El Centro de Desarrollo Empresarial Zonal
  • El paseo Urbano de la 106
  • El parque La Candelaria
  • El mirador
  • El parque lineal La Herrera
  • El corredor vial de la carrera 42B
  • El puente Mirador
  • El puente de La Paz
  • El paseo Andalucía
  • Las viviendas en Juan Bobo

Y ese solo fue el comienzo.

2.  La transformación de Moravia

El segundo PUI lo emprendimos en un sector azotado por la pobreza: Moravia, antiguo basurero de la ciudad. Primero, le ofrecimos a familias que vivían en zona de riesgo, en un gigantesco morro de basuras, trasladarse a la ciudadela Nuevo Occidente. Dos mil quinientas familias aceptaron.

Luego construimos el centro de salud, el parque lineal La Bermejala, el Centro de Desarrollo Cultural Moravia, el colegio de calidad Francisco Miranda, los proyectos de vivienda Los Álamos y La Herradura, la Casa de la Música y el edificio de extensión de la Universidad de Antioquia.

El Centro de Desarrollo Cultural Moravia lo diseñó Rogelio Salmona, uno de los arquitectos más importantes de la historia de Colombia.

Además, integramos a Moravia con el Parque Norte, el Parque Explora y el Jardín Botánico.

3.  El milagro social de la Comuna 13

El tercer Proyecto Urbano Integral lo empezamos en la Comuna 13, un sector duramente golpeado por la violencia. Nuestro reto era que la Comuna pasara de ser un foco de violencia a un milagro social de recuperación de la convivencia y de encuentro de oportunidades para el desarrollo.

Allí hicimos, sumadas mi alcaldía y la de Alonso Salazar, mi sucesor, los colegios de calidad de San Javier y Las Independencias, el colegio Benedikta Zür Nieden, el Parque Biblioteca de San Javier, el parque ambiental Juan XXIII, los parques La Divisa, Senderos y Terrazas, el Jardín Social, la casa de gobierno de Las Independencias, las escaleras eléctricas -las primeras de uso público y gratuito en el país- y una obra determinante: el metrocable de Nuevo Occidente.

4.  El concurso Mujeres Jóvenes Talento reemplazó el reinado de las Feria de las Flores

Una de nuestras primeras acciones públicas en la alcaldía de Medellín fue la creación del concurso Mujeres Jóvenes Talento en reemplazo del reinado de la Feria de las Flores. En Medellín imperaba el mito de que las mujeres solo tienen valor en función de su belleza y de sus formas.

Por lo tanto, la decisión de convocar a mujeres a participar en un concurso que destacara su desempeño y conocimiento en las áreas de desarrollo social, arte, ciencia, tecnología, deporte y emprendimiento empresarial era un mensaje claro en contra de la obligación de la belleza como factor que reduce el valor de las mujeres en la sociedad.

Quitarle la plata al reinado para invertirla en mujeres jóvenes que con su talento podía desarrollar proyectos en favor de las comunidades constituyó una auténtica ruptura.

Esta acción estuvo antecedida de la creación de la Secretaría de las Mujeres, pionera en Colombia.

5.  Creamos las Ferias de la Transparencia en la Contratación

Superamos con creces lo que habíamos propuesto en campaña aplicando la herramienta más potente a la hora de gobernar: la transparencia.

Todavía recuerdo el escalofrío que sentí al llegar a la alcaldía en 2004 y descubrir que, en lo público, con una dosis adecuada de oscuridad y la suficiente habilidad jurídica, se pueden robar lo que quieran y, todo, bajo el aparente manto de la legalidad.

Te invitamos a profundizar:

Pero como transparencia es el concepto opuesto a oscuridad, la convertimos en antídoto de la corrupción, aplicándola en toda nuestra gestión.

Creamos las Ferias de la Transparencia en la Contratación para atacar uno de los bastiones de la corrupción. Eran eventos anuales abiertos a la ciudadanía para que cualquier persona pudiera conocer de primera mano y de forma gratuita los planes de compras del municipio y de los entes descentralizados.

Allí se les explicaba a los proveedores qué, cómo y cuándo iba a comprar el municipio, y se les enseñaba a cumplir con los trámites para inscribirse como proveedor y contratar.

Como la confianza es producto de la transparencia, pasamos de 7.986 proveedores en 2003 a cerca de 27.000 en 2007.

Una respuesta a «5 acciones de Fajardo que cambiaron Medellín para siempre»

Me parece interesante seguir conociendo de primera mano como fue el desarrollo de Medellín y así poder aplicarlo en nuestro Departamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?