5 formas en que Sergio Fajardo ha combatido la corrupción

5-formas-fajardo-combatiendo-la-corrupcion

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Sergio Fajardo y Compromiso Ciudadano llevan 21 años luchando contra la corrupción.

En Compromiso Ciudadano llevamos 21 años luchando contra la corrupción y la politiquería. En cada campaña, ese ha sido uno de los principales ejes de nuestro discurso y en cada gobierno la transparencia ha sido la condición transversal de todas nuestras acciones.

Estas son cinco de las principales acciones que llevamos a cabo en nuestras gestiones, en la Alcaldía de Medellín y la Gobernación de Antioquia, para combatir la corrupción:

1.  Como no pagamos para llegar, no llegamos a pagar

Una de nuestras consignas siempre ha sido ‘Los medios justifican el fin’ y no al revés. Para nosotros es esencial no pagar para llegar al poder, no adquirir deudas burocráticas durante la campaña, no prometer cargos en caso de llegar al poder ni endeudarse con apoyos políticos. Solo así, se logra gobernar con independencia.

Aplicamos esa consigna durante nuestra campaña a la Alcaldía de Medellín en 2003.

Por ejemplo, cuando Jorge Enrique Vélez, el candidato de Luis Alfredo Ramos, me buscó para decirme que iban a retirar su candidatura parar unirse a la mía, le dijimos: “No, gracias”.

Después, para que no quedara ninguna duda, hicimos pública la oferta que habíamos recibido por parte de Vélez junto con nuestra negativa a aceptarla.

Ratificamos, así, que estábamos resueltos a ser distintos, planteándole a la ciudadanía saltarse la intermediación política que trae consigo el clientelismo.

De ese modo, llegamos libres a gobernar en Medellín hace 15 años. Esto nos permitió conformar un equipo de trabajo honesto, con conocimientos, con sensibilidad social y acorde a nuestras ideas políticas.

2.  No armamos coaliciones políticas para gobernar en Medellín

Cuando empezamos a gobernar en Medellín, una de nuestras tareas fue orquestar el plan de desarrollo de la ciudad. Como se sabe, el plan de desarrollo debe llevarse al Concejo Municipal para su aprobación.

Decidimos no armar coalición con los concejales y eso fue una gran sorpresa para ellos.

Hicimos lo contrario a lo habitual que consiste en que el alcalde agrupa a los concejales que lo apoyan por temor a que, de no hacerlo, bloqueen sus decisiones y entorpezcan la gestión.

Esas coaliciones también resultan muy útiles para elegir al contralor municipal o contralor departamental, quien resulta encargado, salvo valiosas excepciones, de liderar el ‘tapen tapen’ del ‘roben roben’.

Nosotros preferimos correr el riesgo de que nos bloquearan porque aquello de armar coaliciones es abrirle la puerta al clientelismo, a esa práctica corrupta que termina en: ‘Te hago este favor y me das unos puestos en tal secretaría. ‘Te apoyo ese proyecto, pero me dejas manejar el presupuesto’ y un sucio etcétera.

No era nuestra intención aislar al Concejo, por el contrario, queríamos invitarlos a participar pero cambiando las reglas de la relación, sacándola del marco de las contraprestaciones.

Antanas Mockus y yo hemos sido los únicos dos alcaldes en la historia de Colombia que no hemos hecho coaliciones en el Concejo.

3.  Acabamos con la mermelada local a través de Presupuestos Participativos

Cuando empezamos a hacer obras en Medellín, revolucionamos la forma en que se entregaban los recursos.

Inspirados en la experiencia de Antonio Navarro en la alcaldía de Pasto, pusimos en marcha la política de Presupuestos Participativos. Este modelo lo continuamos también en Antioquia.

Con este programa donde se define con la ciudadanía cómo invertir los recursos públicos, atacamos de frente al clientelismo local porque rompimos con la práctica acostumbrada de entregarles a los líderes comunales la decisión de qué hacer con los recursos que se entregan a nivel barrial (mermelada local).

Rutinariamente, se hacen obras físicas pero una parte de los recursos queda en los bolsillos de esos líderes. Así les pagan los votos de la elección anterior.

Nuestro Presupuesto Participativo en realidad convocó a la participación ciudadana. Organizaciones, personas comunes y corrientes, los líderes tradicionales e incluso reinsertados, con el acompañamiento de nuestros equipos, participaron en amplias y agitadas discusiones para decidir cómo invertir los recursos que se destinaban a las obras.

Te invitamos a profundizar sobre el Presupuesto Participativo en nuestro artículo dedicado solo a ese tema: ¿Qué son los Presupuestos Participativos?

De esa manera, por fin las decisiones dejaron de ser propiedad de un puñado de líderes asociados con la política tradicional, a los que solos les interesaba quedarse con los contratos y poco les importaba el desarrollo de la vecindad.

Renovamos la participación de las comunidades, que nunca habían encontrado la forma de intervenir en las decisiones acerca de dónde y cómo se invierten los recursos, y fomentamos el surgimiento de nuevos liderazgos.

4.  Vigilamos y visibilizamos la contratación en Antioquia

Nuestra primera acción en la Gobernación de Antioquia, que lideramos de 2012 a 2015, consistió en tomar una medida urgente para luchar contra la corrupción.

Implementamos un sistema estricto de vigilancia y control de la contratación, una manera de seguir cada paso de los procesos para garantizar transparencia.

Un eje fundamental del programa era la forma de contratar, que denominamos ‘Muchos ojos, pocas manos’.

Usualmente, la corrupción opera metiendo muchas personas en los procesos de contratación y muy pocas en la revisión de cada paso del proceso.

En contraposición con ese método, nosotros asegurábamos que muy pocas personas, y bien identificadas, participaran en las decisiones y que muchas personas estuvieran con los ojos encima de cada paso.

5.  Diseñamos un mecanismo transparente para invertir los recursos públicos

Cuando llegamos a la Gobernación de Antioquia, una de nuestras prioridades fue la transparencia.

Una de nuestras acciones fue cambiar la relación que tenían los alcaldes de los municipios con la Gobernación.

Les dejamos claro a todos que ellos eran las personas más importantes de su municipio y, por lo tanto, solo nos íbamos a entender con ellos y nunca a través de sus jefes o ‘padrinos políticos’, si es que los tenían. Nuestra relación fue directa y sin intermediarios.

Muchos me agradecieron que los hubiéramos liberado de esa dependencia que los convertía en simples títeres. Además, diseñamos un mecanismo transparente para invertir los recursos de la Gobernación en los territorios.

Partió de cambiar el funcionamiento de la Gerencia de Municipios, una dependencia que se había rebajado a recibir a los alcaldes que llegaban en peregrinación para negociar qué les daban y a cambio de qué.

La convertimos en una oficina para acompañar y asesorar a los alcaldes en la formulación de proyectos, en la identificación de sus prioridades y en la tramitación en cada secretaría.

Además, organizamos una jornada anual en la que cada municipio firmaba un acuerdo público en el quedaban establecidos el monto de los recursos asignados y la manera en que iban a ser invertidos.

De esa manera, rompimos el esquema de repartición a discreción con el que la política tradicional hacía de las suyas y lo convertimos en una forma transparente de distribuir los recursos con las mismas reglas de juego para todos.

4 respuestas a «5 formas en que Sergio Fajardo ha combatido la corrupción»

Es un orgullo pertenecer a Compromiso Ciudadano, el movimiento que cambió la forma de hacer política en Medellín y Antioquia. Confiamos en que también, haremos lo mismo en Colombia, porque tenemos los mejores lideres en todo el país para lograrlo.
Adelante profesor Sergio Fajardo Valderrama, tenemos que seguir apostando por la transformación del territorio, descentralizar la manera como se distribuyen los recursos en el país.
#FajardoPresidente2022
#SePuede.

Y cuando nos vas a contar como fue q combatió la corrupción en el caso de la Biblioteca España donde robaste descaradamente y ahora vemos los resultados de su ineptitud con la biblioteca callendose y cerrada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?