¿Por qué Sergio Fajardo fue elegido como el mejor alcalde de Colombia?

Sergio Fajardo elegido el mejor alcalde de Colombia

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
El lema de su administración Del Miedo a la Esperanza se convirtió en una realidad tangible para las y los medellinenses por varios hechos. En esta entrega explicaremos los cinco primeros.

Sergio Fajardo fue elegido el mejor alcalde de Colombia entre 2004-2007 porque inició la transformación de Medellín que en la década de los noventa se había convertido en una de las ciudades más violentas del continente.

Lee también: 5 acciones de Fajardo que cambiaron Medellín para siempre

El lema de su administración Del Miedo a la Esperanza se convirtió en una realidad tangible para las y los medellinenses por varios hechos. En esta entrega explicaremos los cinco primeros:

  1. Llegó a gobernar sin acuerdos burocráticos ni alianzas con políticos tradicionales.
  2. Incluyó a la ciudadanía en las decisiones de gobierno por medio de presupuestos participativos.
  3. La educación, en su sentido más amplio, fue un eje principal de su gestión.
  4. Trajo el urbanismo social que devolvió la dignidad a las zonas más afectadas por la violencia y las desigualdades.
  5. Vigorizó la solidaridad y la cultura de la convivencia para reducir la violencia.
¿Quieres unirte como voluntario? Llena nuestro formulario.

En una próxima entrega explicaremos otros logros de su gestión que también contribuyeron a que fuera elegido como el mejor alcalde de Colombia, a saber:

a. Impulsó el espíritu emprendedor e innovador de la ciudadanía.
b. Le apostó al desarrollo de las mujeres y los jóvenes.
c. Tuvo un compromiso férreo con la transparencia.
d. Integró a Medellín a la región y el mundo.

1. Llegó a gobernar sin acuerdos burocráticos ni alianzas con políticos tradicionales

Sergio Fajardo en campaña. Foto: archivo Sergio Fajardo.

En la campaña para la alcaldía, nos enfrentamos a las maquinarias más poderosas, a esas que cuentan con muchísima plata y la combinan sin escrúpulos con trucos y marrullas.

No aceptamos transacciones burocráticas ni económicas, ni aceptamos manipulaciones políticas. Así, éramos libres para gobernar y definir una ruta para la ciudad.

Conformamos un gabinete independiente con una mezcla de personas que tenían experiencia en el sector privado, con algunas, muy pocas, con experiencia en el sector público, con otras que hubieran tenido algún tipo de participación en lo social, unas que procedían de la academia y otras que estuvieron en la campaña, todas formadas y preparadas.

Todo el equipo de gobierno cumplía cuatro condiciones: honestidad, conocimiento, sensibilidad social y compartían nuestras ideas de cómo hacer y entender la política.

Escoger el equipo de gobierno es un punto esencial del liderazgo del gobernante. Nuestra riqueza es la confianza y por ende un nombramiento es un acto de responsabilidad. Cada persona nos representa a todos.

No construimos coaliciones en el Concejo porque consideramos que eso le abría la puerta al clientelismo. Nosotros interactuamos con los concejales, los involucramos, los invitamos a participar entendiendo sus aspiraciones y proyectos.

De esta manera, con el reconocimiento y el respeto,distinta a la tradicional, conseguimos su apoyo al plan de desarrollo.

2. Incluyó a la ciudadanía en las decisiones de gobierno por medio de presupuestos participativos

Reconstruimos Medellín y los ciudadanos fueron partícipes del proceso. Foto: archivo Sergio Fajardo.

Con la asignación de recursos en las comunas por medio de presupuestos participativos atacamos de frente el clientelismo, y la gente nos agradeció que por fin las decisiones dejaran de ser propiedad de un puñado de líderes asociados con la política tradicional.

Lee también: ¿Qué son los Presupuestos Participativos?

Primero se hicieron las asambleas barriales para elegir delegados; luego se presentaron las propuestas en consejos comunales, se aprobaron los proyectos; y, por último, se elaboró un plan operativo que fue aprobado por el Concejo Municipal; todo con el acompañamiento cercano y el apoyo técnico de la Alcaldía.

Provocamos una movilización social inédita con el presupuesto participativo, que junto con las veedurías y el empleo de mano de obra de las zonas donde se realizaban las intervenciones, hizo realidad el sentido básico de la democracia: el poder de la gente.

3. La educación, en su sentido más amplio, fue un eje principal de su gestión

Esquema planteado por Sergio Fajardo.

La educación no dejó nunca de ser nuestra preocupación principal, el eje de nuestra gestión.

Nos empeñamos en construir diez Colegios de Calidad en los sectores donde eran más necesarios, contando los incluidos en los proyectos urbanos integrales, diseñados por los mejores arquitectos (que donaron sus honorarios) y administrados con un novedoso modelo de gestión en el que colaboraron universidades, empresas, colegios privados y la comunidad internacional.

Lee también: Nuestras propuestas para generar empleo y educación en la pandemia

La intervención masiva que hicimos en la ciudad tuvo un hermoso complemento: los parques biblioteca, que en realidad superan el nombre que les pusimos porque se trata de cinco grandes centros culturales con libros, educación, tecnología, juegos y empresarismo.

4. Trajo el urbanismo social que le devolvió la dignidad a las zonas más afectadas por la violencia y las desigualdades

Fotografia-comuna-13-medellín
Transformación de la Comuna 13, barrio San Javier en Medellín. Foto: Flickr.com

Sabíamos que en los barrios donde la violencia se presentó con mayor crueldad, donde pisamos las huellas de esa violencia, donde caminamos tantas veces y por tantas horas, íbamos a intervenir con obras físicas de alto contenido social.

Era urgente construir nuevos espacios públicos para que la gente volviera a encontrarse, reconocerse, conversar y jugar.

Esos debían estar asociados con la educación, la ciencia, el emprendimiento, la cultura. Con un plus: los haríamos con el mayor cuidado estético, fieles a nuestra consigna lo más bello para los más humildes.

Así nacieron los Proyectos Urbanos Integrales, PUI, que de la mano de las comunidades empezaron a cambiarle la cara a Medellín.

El primero se realizó en la zona nororiental, una de las que más sufrió la violencia y la menos desarrollada de la ciudad.

El segundo se emprendió en un sector especialmente azotado por la pobreza: Moravia, antiguo basurero de la ciudad, habitado en su mayor parte por personas desplazadas por la violencia.

Además integramos a Moravia con el Parque Norte, Parque Explora y el Jardín Botánico. El Parque Norte, lo renovamos totalmente y construimos Explora, el parque de la ciencia y la tecnología, en un lugar abandonado al lado de la Universidad de Antioquia.

El Jardín Botánico se recuperó y floreció con el Orquideorama.

El tercer PUI lo empezamos en la comuna 13, un sector duramente golpeado por la violencia y estigmatizado.

Nuestro reto era que la Comuna pasara de ser un foco de violencia a un milagro social de recuperación de la convivencia y de encuentro de oportunidades para el desarrollo.

Allí hicimos, sumada la siguiente administración de Alonso Salazar, los colegios de calidad de San Javier y Las Independencias, el colegio Benedikta Zur Nieden, el Parque Biblioteca de San Javier, el parque ambiental Juan XXIII, los parques La Divisa, Senderos y Terrazas, el Jardín Social, la casa de gobierno de Las Independencias, las escaleras eléctricas – las primeras de uso público y gratuito del país- y una obra determinante: el metrocable de Nuevo Occidente.

5. Vigorizó la solidaridad y la cultura de la convivencia para reducir la violencia

Segmento de Colombia Líder donde se anuncia que Sergio Fajardo fue elegido como el mejor alcalde de Colombia.

Recibimos un problema complicado: la reinserción de los paramilitares del bloque Cacique Nutibara, con los que había negociado el presidente Uribe.

Nos habíamos opuesto a esa negociación, nos preocupaba que devolvieran delincuentes a la ciudad y para empeorar las cosas, no había un plan desde el gobierno nacional.

Asumimos el deber y empezamos a conducir su reinserción buscando verla como una oportunidad para la convivencia.

Teníamos que construir un modelo de reinserción, pues nunca antes una ciudad colombiana se había enfrentado a un reto de este tamaño.

Estudiamos sus necesidades, conformamos equipos de atención social y psicológica y les ayudamos a restaurar valores, comportamientos y destrezas mediante educación, siempre educación.

Paralelamente desarrollamos el programa Jóvenes con Futuro para esos jóvenes que vivían a las puertas de la criminalidad por falta de oportunidades.

A cada uno se le preparó en formación humana integral y en competencias específicas para su capacitación productiva. 

Privilegiando la educación, con el programa Paz y Reconciliación dirigimos el regreso a la legalidad de 4.164 excombatientes y brindamos oportunidades a 12.000 jóvenes. Así rompimos el ciclo cultural de la violencia.

2 respuestas a «¿Por qué Sergio Fajardo fue elegido como el mejor alcalde de Colombia?»

En Medellín y Antioquia, pasamos del miedo a la esperanza, la economía empezó a mejorar, las obras se hacían y se terminaban en tiempo récord. Yo viví eso.
Muchas gracias profesor Sergio Fajardo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?