La igualdad con las mujeres, un eje central del trabajo de Sergio Fajardo y su plataforma política

Mujeres con Sergio Fajardo

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Solo cuando se alcance la igualdad entre mujeres y hombres podremos afirmar que hay libertad, justicia y paz.

La igualdad de género es un eje estructurante del trabajo de Sergio Fajardo y Compromiso Ciudadano. Hace referencia al reconocimiento de que todos los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y derechos sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, nacimiento o cualquier otra condición como se expresa en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Consideramos en particular que la igualdad entre mujeres y hombres, además de ser un derecho humano fundamental, es imprescindible para que Colombia viva en paz, con pleno potencial humano y desarrollo sostenible.

La Comisión Interamericana de Mujeres (CIM) califica a la igualdad de género como bien de la humanidad dada la creciente evidencia que sostiene que “las sociedades con mayores niveles de igualdad entre mujeres y hombres tienen:

  1. sistemas democráticos más incluyentes, efectivos, transparentes y con mayor rendición de cuentas,
  2. economías más fuertes y resistentes a las crisis económicas y financieras,
  3. mayores niveles de redistribución y de justicia social

La igualdad es entonces el horizonte de nuestro trabajo político y busca comprender todo aquello que es necesario para lograrla. Pero no solamente la igualdad formal y su protección en marcos normativos garantistas -que también son fundamentales- sino la igualdad sustantiva, la que permite el goce efectivo de todos los derechos para todas las mujeres, sin distinción alguna.

Solo cuando se alcance la igualdad entre mujeres y hombres podremos afirmar que hay libertad, justicia y paz.

Tres barreras que impiden la igualdad de género

  1. La división sexual del trabajo
  2. Las prácticas patriarcales, discriminatorias o violentas
  3. El control sobre su cuerpo

De estas tres barreras surgen los principales problemas que enfrentan las mujeres, así como su invisibilidad en la política y en las políticas. Todas están  además intrínsecamente relacionadas, y han sido agravadas durante la pandemia del Covid-19 que se ha soportado en gran medida en el trabajo no remunerado que hacen las mujeres en los hogares mostrando la centralidad de este trabajo para la sociedad y las economías. Adicionalmente, esta crisis ha exacerbado la violencia contra las mujeres en el hogar, desnudando sin lugar a dudas, una de las más persistentes y generalizadas formas de desigualdad de género.

¿Qué es la división sexual del trabajo?

La división sexual del trabajo es la forma en la que el trabajo de las mujeres ha sido destinado principalmente a la reproducción biológica, al cuidado del hogar y de las personas que lo habitan, y, en general, a todo aquello vinculado con la existencia humana, desarrollándose predominantemente en el ámbito de lo privado.

La economía del cuidado se da en el mundo de lo privado y por eso se convierte en uno de menor valor, que no se contabiliza en la economía y que, todo lo que produce, es visto como secundario o es simplemente invisible.

Las consecuencias de la división sexual del trabajo son: 

  1. Sobrecarga del trabajo no remunerado
  2. Menor autonomía económica de las mujeres
  3. No valoración del trabajo doméstico remunerado
  4. Falta de tiempo para desarrollar otras labores
  5. Visión de la mujer como objeto para la reproducción

¿Qué son las prácticas patriarcales, discriminatorias o violentas?

Las prácticas patriarcales, discriminatorias o violentas son aquellas prácticas en dónde son los hombres quienes lideran y toman las decisiones, sin tener en cuenta la visión de las mujeres. Así mismo, se definen como aquellas en las que los hombres ejercen violencias desmedidas contra las mujeres y las niñas.

Así, las prácticas patriarcales, discriminatorias o violentas, producen a su vez, al menos 5

nuevos problemas:

  1. Baja participación política y baja representación en todas las ramas del poder, especialmente en aquellas en dónde se toman las decisiones
  2. Violencia, violencia sexual y feminicidios
  3. Brechas salariales, sin importar los niveles educativos de las mujeres
  4. Educación sexista
  5. Discriminación en todos los ámbitos .

¿Qué es la falta de control sobre el propio cuerpo?

Es la libertad de tomar decisiones sobre su propio cuerpo y de una debida atención a la salud sexual y reproductiva de las mujeres. 

La ciudadanía es una idea cimentada sobre la libertad y la dignidad de las personas, y en el caso de las mujeres no es posible desligarla de su libertad para tomar decisiones sobre el propio cuerpo.

La falta de control sobre sus propios cuerpos, produce 5 problemas para las mujeres:

  1. El embarazo y su continuación forzada
  2. El embarazo no deseado
  3. Barreras en el acceso a los servicios de salud sexual y reproductiva
  4. Falta de acceso a métodos anticonceptivos
  5. Violencia sexual contra las mujeres, aumentada en tiempos de guerra.

La autonomía de las mujeres: un requisito para la igualdad

Hay 3 formas de autonomía esenciales para la superación de las desigualdades de género, así como para el ejercicio pleno de los derechos de las mujeres:

  1. Autonomía económica. Igualdad de acceso e ingresos en el mercado laboral, valorización del trabajo doméstico y acceso a activos
  2. Autonomía física. Una vida libre de violencia contra las mujeres y garantía plena de la salud y los derechos sexuales y reproductivos.
  3. Autonomía en la toma de decisiones. Supone la paridad y la participación plena e igualitaria en las tres esferas del poder

Los derechos humanos de las mujeres

Las mujeres están protegidas por un amplio conjunto de derechos ya reconocidos en instrumentos internacionales de derechos humanos y, en gran medida, incorporados en distintas regulaciones nacionales. Estos marcos legales además, señalan las cuatro características, que han de cumplirse para asegurar los derechos:

(i) la disponibilidad, esto es, la existencia de servicios a lo largo y ancho del país;

(ii) la accesibilidad, esto es la posibilidad de recibir los servicios que se necesitan y para ello que estén disponibles geográfica y financieramente, y además que se brinden sin discriminación, con adecuación de los servicios para personas con discapacidad y a partir de información completa y veraz;

(iii) la aceptabilidad, eso es que sean pertinentes y adecuados culturalmente, y

(iv) la calidad, es decir que sean apropiados desde el punto de vista científico y humano.

Nuestra propuesta para avanzar en la igualdad con las mujeres

Nosotros vamos a gobernar para lograr la igualdad con las mujeres y trabajaremos sobre cuatro principios:

1.   Toda ley, norma, política o decisión tendrá en cuenta su impacto en las mujeres y toda decisión que se tome deberá promover la igualdad.

2.     Colombia estará en primera línea con respecto a la legislación y desarrollos internacionales en materia de promoción de la igualdad con las mujeres. 

3.     Es necesario proponer acciones específicas para lograr la igualdad con las mujeres, con estrategias como fomento y reconocimiento de la participación ciudadana de las mujeres; promoción de la gestión pública igualitaria; financiación de iniciativas que apunten directamente a lograr la igualdad para las mujeres; decisiones basadas en evidencia y uso de datos; marcos normativos consistentes con la igualdad; políticas para las mujeres transparentes, coordinadas y sobre las cuales se rindan de cuentas. 

4.     Todas nuestras acciones estarán encaminadas a nivelar la cancha para mujeres y hombres.

Alcanzar la igualdad de género y lograr la autonomía plena de todas las mujeres, así como la protección de todos sus derechos, son metas desafiantes que implican poner en marcha cambios estructurales. Buscaremos trabajar teniendo en cuenta tres premisas transversales:

  1. Enfoque integrado de género. 
  2. Acciones estratégicas para la política con igualdad de género
  3. Medidas de discriminación positiva

¿Qué significa el Enfoque Integrado de Género?

El enfoque integrado de género es la integración de la perspectiva de género, estructuralmente, en todo el programa de gobierno, como mecanismo para enfrentar la desigualdad de la mujer. Lo anterior implica la incorporación en políticas, programas y proyectos, que aseguren un impacto positivo en la mujer y, a nivel institucional, con el fin de reconocer dinámicas internas de las instituciones formales e informales, para que avalen y promuevan la igualdad de género.

¿Cuáles acciones estratégicas impulsaremos para la igualdad entre mujeres y hombres?

  1. Marcos normativos consistentes con la igualdad y el marco de derechos
  2. Participación ciudadana para la democratización de la política
  3. Construcción, fortalecimiento y formación de capacidades estatales para una gestión pública basada en la igualdad y en la no discriminación. 
  4. Financiamiento: movilización de recursos suficientes y sostenibles para la igualdad de género
  5. Acceso a la información y al cambio cultural
  6. Transformar datos en información, información en conocimiento y conocimiento en decisión política 
  7. Monitoreo, evaluación y rendición de cuentas para la garantía de derechos y para la transparencia

¿Cuales son las medidas de Discriminación Positiva?

Son las que buscan equilibrar la cancha. Son aquellas políticas o medidas dirigidas a favorecer a determinadas personas o grupos, ya sea con el fin de eliminar o reducir las desigualdades de tipo social, cultural o económico que los afectan, o para lograr que los miembros de un grupo subrepresentado, usualmente un grupo que ha sido discriminado, tengan una mayor representación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?