Proclama de la Coalición de la Esperanza: anunciamos el nacimiento de una nueva fuerza política

Anuncio del nacimiento de la Coalición de la Esperanza

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Venimos de distintas corrientes políticas pero hemos sabido acordar una agenda, la agenda de la esperanza. Proponemos una nueva forma de gobernar. Un gobierno colectivo e incluyente. Acompañado por una presencia poderosa y coherente en el Congreso.

Estamos anunciado el nacimiento de una nueva fuerza política. Una fuerza comprometida con un cambio fundamental para el país. Ni el cambio ficticio ofrecido por quienes solo buscar maquillar sus fracasos ni el cambio atrincherado en el caudillismo.

Venimos de distintas corrientes políticas pero hemos sabido acordar una agenda, la agenda de la esperanza. Proponemos una nueva forma de gobernar. Un gobierno colectivo e incluyente. Acompañado por una presencia poderosa y coherente en el Congreso.

Por eso convocamos a todas las fuerzas políticas que quieran sumarse a esta cruzada de la esperanza. Sin extremismo, sin odio. Buscando lo mejor de cada colombiano.

El país se derrumba. Desde antes de la pandemia padecíamos una enfermedad aún peor: la inequidad. Millones de colombianos a la deriva, en medio de la indiferencia de muchos.

Cuando la insatisfacción hizo presencia inédita en las calles de Colombia, a la indiferencia se sumó una brutal represión. Condenamos ese comportamiento que es una violación masiva de los derechos humanos. Condenamos también la violencia ejercida contra ciudadanos y miembros de la fuerza pública.

Creemos en la potencialidad del diálogo y reprochamos su infructuosa lentitud. La peor respuesta ante movilizaciones poderosas, no puede ser simplemente la inercia.

Y menos aún, la connivencia con la utilización de las armas por civiles en medio de la pasividad de algunos policías. Estamos ante un gobierno comprometido con una visión del desarrollo que ha terminado privilegiando a los poderosos y que ha aumentado la angustia de tantos colombianos que se sienten abandonados.

La producción agraria e industrial sufre la desprotección y ausencia de políticas de fomento, entre las múltiples dolencias que finalmente aumentan el desempleo y dificultan la creación de riqueza.

La búsqueda de la igualdad tiene que tomar en consideración las realidades económicas. Pero hay un ingrediente político: es la voluntad de poner primero a los pobres la que señalará el camino correcto. No prometemos milagros pero sí sabemos, por nuestras experiencias acumuladas, cuál es el sendero apropiado y digno.

La seguridad es un clamor de todos. La persistencia en una política ciega en el campo, incluyendo la idea fracasada de superar los cultivos de uso ilícito mediante la sola represión, nos ha colocado al borde de una nueva confrontación. Reclamamos el cumplimiento del Acuerdo de Fin del Conflicto. Allí hay claves para superar esta situación.

También la vida urbana está en jaque. Robos, desorden social, atracos asesinos y hasta intempestivos brotes de vandalismo, han llenado de miedo a los ciudadanos. Necesitamos una nueva política de seguridad que no sea repetir la fórmula fallida de las últimas décadas.

Tenemos fe en la iniciativa privada y la libertad de empresa. Pero sí sabemos que el capital tiene una función social, que el Estado debe intervenir cuando el mercado fracasa y destinar su energía a proteger a los más débiles. Sin populismo. Sin politiquería. Sin clientelismo que esclaviza a los pobres. Hay que igualar la cancha en la que los colombianos se juegan su destino. Que las oportunidades sean las mismas. Creemos en la educación. Pero hoy nos divide. Hay colombianos de primera y de segunda.

La educación debe ser el punto de encuentro igualitario de los colombianos. Y la salud es un bien público. Triste espectáculo del mundo cuando los poderosos arrebatan las vacunas en un acto de egoísmo sin precedentes. Y cuando el país más poderoso reclama liberar las patentes, el nuestro decide oponerse.

Es la hora de la solidaridad, de la honestidad en el gobierno, del retiro de quienes han gozado del poder en medio de argucias, favorecimientos y corrupción.

Este es un país grande mal manejado. Tenemos riqueza, talento y energía. Por eso queremos obtener la confianza de los colombianos. Más que su voto nos interesa la participación. Para cambiar el camino del odio por la ruta de la esperanza.

14 respuestas a «Proclama de la Coalición de la Esperanza: anunciamos el nacimiento de una nueva fuerza política»

Estoy de acuerdo con muchos puntos que aquí plasman, pero creo que una reforma a la justicia y la construcción de cárceles, a si mismo como de el aumento de cupos en universidades, llevaría a qué nuestros jóvenes sintieran más apoyo por parte del gobierno, y así mismo, los que deciden seguir el camino de la delincuencia se vean menos tentados al ver las penas ejemplares que deben tener todos los delitos, incluyendo los llamados delitos de cuello blanco.

Gracias por querer hacer posible que nuestro país salga de tanta indiferencia que solo nos lleva a violencia y ojalá que nuestros jóvenes que están terminando su preparación académica encuentre un mejor Ambiente.

Estaremos ATENTOS a que este discurso no sea el ETERNO BLA BLA PARA C9NSEGUIR ADEPTOS , EXIGIREMOS COHERENCIA Y CUMPLIMIENTO .

No podemos seguir votando por candidatos y partidos que polarizan y dividen a nuestro país, necesitamos trabajar hacia una misma direcciòn, sacando de nuestras mentes el rencor y el odio por el otro. Mientras uno de los dos extremos tenga el poder Colombia no podrà pasar esa pàgina oscura del odio, la corrupción y la muerte.

Buenas ideas lo otro es que como siempre espero se hagan realidad, por lo menos un 70%.
Quienes son lon integrantes de esta coalición y quién sería la cabeza de este grupo?

El País requiere cambios profundos en la mayoria de las instituciones. Dios quiera que ustedes marquen el camino para lograr ser el mejor país de Latino America.

De acuerdo con lo expuesto. Faltaría agregar que se gobernará sin amiguismo y sin revanchismo. Me comprometo desde ya a avivar la fórmula de la esperanza para nuestro pueblo. ¡Adelante con determinación!

Todo lo que dicen suena muy bien, pero también estamos cansados que siempre se tenga que arrodillar a Colombia por los paramilitares, por los guerrilleros y ahora por la combinación de ambos con el narcotrafico y siempre los que matan y atropellan les dan premios, a costilla de la clase media. Además quien dice que igualdad es que les llenen de subsidios a los estratos 1 y 2 apunta que los paguen los estratos tres para adelante. Es decir cómo creemos que se va a dar educación, salud gratis, subsidios a punta de subirle los impuestos a los más ricos, que ricos ? Al menos del 10 % del país? Con las empresas? Que más impuesto, por eso es que no llegan empresas al país. Bajen el gasto público, bájenle al robo y la corrupción, como lo van a lograr?

Eso es lo que necesita Colombia. Esperanza, gente honesta gobernando, equidad desde modelos de desarrollo económico más igualitarios, combatir realmente la pobreza desde la educación.
Me sumo!

Buen día, me parecen acertados sus planteamientos , siempre y cuando no se conviertan en estrategia para la campaña, COLOMBIA no aguanta más se necesita un verdadero cambio donde se acabe la abominable corrupción.

Pasos en la dirección correcta, con toda determinación para mostrar un camino distinto a los populismo perversos que han mantenido al país estancado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?