¿Por qué no me voy a aliar ni con Petro ni con Uribe y por qué voté en blanco?

Voto-en-blanco-Sergio-Fajardo

Mi negativa a participar en una consulta con Petro, o a forjar alianzas con Uribe, responde a que soy coherente con mis principios. He reiterado en las entrevistas que no participaré con Petro en una consulta y que no soy el candidato de Uribe. Nuestra propuesta política se ubica por fuera de los extremos, y ellos representan esos extremos.

En 2018, el voto en blanco también fue coherente con nuestra propuesta política por fuera de los extremos.

Cómo se hace la campaña define cómo se gobierna

Es importante entender bien cómo practicamos la política. Quienes votaron por nosotros son ciudadanos libres, serenos, atentos, pensantes, críticos. No siguen simplemente órdenes. Para nosotros el voto no es una obligación, es una convicción.

Es un acto de confianza que se refrenda libremente en cada elección. Creemos que la confianza es el resultado de actuar coherente y consistentemente ante la ciudadanía. Por eso dijimos y decimos que nadie debe estar donde no quiere estar. Creemos en el valor de la palabra, en el respeto por las personas. Creemos en el poder de la pedagogía para explicar y atraer a nuestros votantes. Estamos convencidos de que la forma como se hace la campaña define la forma como se gobierna.

No es un capricho que no quiera participar con Petro en una consulta, no es un problema de egos, sino es un problema de la concepción de forma de entendernos en esta sociedad. En particular, la forma de tratar al que es diferente. Si nosotros queremos construir la paz en nuestro país, tenemos que ser capaces de entender las múltiples diferencias que tenemos en nuestra sociedad y no dividir el país en dos, en los que están conmigo o están en contra mía.

Desde la campaña dije que no iba a votar ni por Petro ni por Duque: el voto en blanco fue coherente

En la campaña dije una y otra vez que ni Duque ni Petro, y no lo hice como una artimaña estratégica. Lo dije porque pienso que ninguno de los dos representaba, ni representa, lo que nosotros queremos para Colombia: un país unido en medio de las diferencias que lo enriquecen, un país que le da la espalda a la política tradicional para poder luchar en serio contra la corrupción, una sociedad que respeta los acuerdos de paz, una política que no diga cualquier cosa con tal de ganar. Una política que hace de la educación el motor de la transformación social y que escucha e incorpora a una nueva generación de jóvenes como nunca antes la habíamos tenido: lúcida, crítica y constructiva.

Lee también: Nuestra forma de hacer política

Precisamente, porque no representan lo que queremos, es que competimos con ellos. No he cambiado de opinión.

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! Estamos aquí para responder tus preguntas y ayudarte a ser parte del cambio. La esperanza es con Fajardo.