Propuestas anticorrupción de Sergio Fajardo

Mi propuesta para combatir la corrupción y recuperar la confianza en las instituciones

Con integridad, eficiencia, transparencia y el poder de la decencia lo vamos a lograr!

La lucha contra la corrupción y la construcción de confianza en las instituciones ha sido mi obsesión desde que tomé la decisión, hace más de 20 años, de pasar de la universidad a la POLÍTICA. La corrupción es una empresa criminal tanto o más difícil de combatir que las bandas criminales o las guerrillas y los daños que ocasiona son similares. Entre corruptos y violentos han logrado, en el fondo, lo mismo: limitar el desarrollo social con equidad convirtiendo en migajas las oportunidades de las personas con mayores necesidades y debilitar nuestra democracia.

La lucha por la legalidad y contra la corrupción fue mi prioridad tanto en la Alcaldía de Medellín como en la Gobernación de Antioquia, desde allí enfrentamos retos inmensos y tuvimos logros muy importantes y todo lo que aprendimos lo estamos retomando hoy, para mejorar y proyectarlo a nivel nacional.

Yo no solo mantengo la lucha contra la corrupción como prioridad en mi programa de gobierno, también me propongo abordar el problema de manera innovadora, basada en la experiencia. Lo vamos a lograr y para ello le propongo al país ocho líneas estratégicas que de manera responsable, realista y clara, sin populismo ni promesas altisonantes, nos permitirán avanzar en la lucha contra la corrupción. Espero que me pidan cuentas por su cumplimiento a lo largo de mis cuatro años de gobierno.

Seguiremos haciendo política de manera coherente y consistente con unos principios éticos, porque como se llega al poder así se gobierna. Yo no hago alianzas con quienes han estado vinculados a la corrupción en el pasado, no compro votos ni ofrezco puestos o contratos a cambio de financiación, porque no todo vale con tal de ganar. Y, no menos importante, cuenten con mi absoluta voluntad política para estar al frente del tema como presidente.

Partiremos de entender que la corrupción no es solo un asunto administrativo y de meter gente en la cárcel, es también un asunto de derechos, es un crimen que deja víctimas con nombres propios a las que unos ladrones les impiden satisfacer sus derechos. En mi gobierno daremos prioridad a reconocer a las víctimas, a nombrarlas, a buscar reparar el daño colectivo que se les causa. Pondremos en marcha todos los mecanismos para prevenir la corrupción y denunciar a los corruptos, pero también buscaremos recuperar los activos robados y fortalecer los procesos de judicialización, desde la perspectiva de las víctimas.

Pasaremos de políticas y estrategias anticorrupción generales a planes y programas por sectores y definidos en contextos territoriales. El exceso de unificación y centralización en el combate a la corrupción ha llevado a que las medidas no se compadezcan con los riesgos de corrupción en lo cotidiano. En mi gobierno la prevención y lucha contra la corrupción estará enfocada en la problemática de cada sector, con metas territoriales y mecanismos de seguimiento desde las organizaciones sociales que la sufren.

Finalmente, si definimos una nueva manera de abordar la corrupción tendremos que adecuar la institucionalidad para su implementación. Transformaremos la Secretaría de la Transparencia en una Agencia Nacional de Prevención y Lucha contra la Corrupción, con autonomía administrativa y financiera que tenga capacidad de liderar, coordinar y apoyar los procesos sectoriales y territoriales, pero que además asuma la responsabilidad por los avances y rinda cuentas. Una Agencia al nivel de las que existen en los países de la OECD.s

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! Estamos aquí para responder tus preguntas y ayudarte a ser parte del cambio. La esperanza es con Fajardo.