Propuestas de Sergio Fajardo para mejorar la defensa y la seguridad

Los colombianos tienen miedo. Mientras las ciudades están asediadas por el incremento de homicidios y hurtos, grandes extensiones de los territorios están controlados por organizaciones criminales. Nuestra propuesta integral de seguridad pondrá el respeto por la vida y los Derechos Humanos en el centro, para devolver la tranquilidad a los colombianos. 

En las ciudades, abordaremos tres frentes: la seguridad, la justicia y la convivencia ciudadana.  Estas medidas incluyen el aumento del pie de fuerza y la transformación de los CAI en Centros de Atención Integral a la Ciudadanía, un plan de descongestión judicial para los delitos que más afectan a los ciudadanos, tales como el hurto, violencia basada en género y homicidios y un programa nacional de cultura ciudadana para la convivencia. Además, nos enfocaremos en construir oportunidades con habilidades para la vida, deporte, cultura y recreación, crearemos entornos protectores para los jóvenes más vulnerables.

En el territorio, nuestra propuesta se divide en tres grandes frentes: el control territorial, el control institucional y el desarrollo integral del territorio. Para retomar el control del territorio empezaremos por restablecer la confianza de la población civil hacia la fuerza pública.  Además, diseñaremos estrategias de combate a la criminalidad teniendo en cuenta los diferentes contextos territoriales, en especial las afectaciones de seguridad de las comunidades, sus lideresas y líderes. Ampliaremos la policía rural y haremos del Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo un insumo fundamental para el diseño estratégico y operacional de las Fuerzas Militares. También utilizaremos nuestras facultades constitucionales para negociar con el ELN, siempre y cuando sus acciones reflejen voluntad para hacerlo, y someter a la justicia las organizaciones criminales. El desarrollo rural, la sustitución voluntaria, el reconocimiento de los usos alternativos de la hoja de coca y la persecución de los eslabones de mayor valor dentro de la cadena criminal del narcotráfico guiarán nuestra política de drogas mientras avanzamos en el camino de la regulación.

Finalmente, vamos a reformar nuestras instituciones policiales y militares.

Crearemos el Ministerio de Seguridad y Convivencia Ciudadana para dar un carácter civil a la policía. La fuerza pública tendrá como eje de su cultura institucional el respeto, la promoción y la garantía de los derechos humanos. También profesionalizaremos la carrera policial y militar, mejorando sus condiciones laborales (en particular, de salud física y mental), promoviendo la incorporación y el ascenso de las mujeres.

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! Estamos aquí para responder tus preguntas y ayudarte a ser parte del cambio. La esperanza es con Fajardo.