Las mujeres deben estar en el centro de la reactivación económica

Día de la mujer 8 de marzo 2021

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Debemos crear políticas y programas que atiendan a las mujeres en sus necesidades

La pandemia del covid-19 nos enfrentó con las desigualdades profundas que afrontamos como sociedad y, de manera especial, con la deuda que seguimos teniendo con las mujeres: con la satisfacción de sus derechos fundamentales, con su derecho a una vida digna, libre de violencias y con oportunidades reales en todos los campos.

En este contexto, si realmente  queremos como sociedad cerrar esas brechas de desigualdad, es indispensable también la construcción e implementación de políticas de reactivación económica y generación de empleo con una perspectiva de género.

¿Qué significa esto? Que debemos crear políticas y programas que atiendan a las mujeres en sus necesidades, que reconozcan el trabajo de cuidado no remunerado que recae mayoritariamente en ellas y se generen acciones concretas para recuperar y generar empleos de calidad para las mujeres. 

En enero de este año, la tasa de desempleo de las mujeres fue de 22,7 %, mientras que la de los hombres estuvo en 13,4 %, brecha que evidencia las duras consecuencias que la pandemia ha traído para las mujeres. 

Únete a los voluntarios
Únete a los voluntarios

Históricamente, las mujeres han tenido salarios más bajos

Históricamente  las mujeres han tenido menor acceso al mercado de trabajo formal, salarios más bajos que los de sus pares hombres y participación más amplia en sectores más precarios.

Adicionalmente, han tenido que sobrevivir con una sobrecarga de trabajo en tareas de cuidado no remuneradas que, además de ser injustas, limitan su participación en el mercado laboral.

Por ejemplo, previo a la pandemia, las mujeres ya dedicaban más del doble del tiempo que los hombres a trabajos no remunerados como son los oficios del hogar y el cuidado de familiares.

Es precisamente por esta precaria vinculación al mercado laboral y la sobrecarga de trabajo no remunerado, que las mujeres durante la pandemia quedaron sin trabajo en una mayor proporción que los hombres, el desempleo las afectó en mayor medida y los puestos de trabajo para ellas se están recuperando de manera más lenta que los de los hombres.

A pesar de estos profundos impactos diferenciados, las políticas actuales no toman esto en cuenta, y por el contrario continúan acentuando las brechas.

Si analizamos el Conpes 4023 para la reactivación económica, con el lente de las necesidades de las mujeres (que de hecho el diagnóstico del documento menciona), encontramos que se priorizan precisamente los sectores tradicionales, donde históricamente hay baja proporción de empleadas mujeres: sector transporte (42,4 %),  minas y energía (26,3  %) y construcción (7,2 %). Las mujeres representaban tan solo el 8 % del total de ocupados en estos sectores en el 2019. 

Es igualmente grave encontrar que, siendo las mujeres las más afectadas por el desempleo durante la pandemia y por el incremento crítico de sus responsabilidades en trabajos de cuidado no remunerados, el plan de reactivación del gobierno no menciona, ni pretende atender el sector del cuidado para liberar a las mujeres de estas cargas y facilitarles su inserción en el mercado laboral formal.

Es decir que, de nuevo, estamos perdiendo como sociedad la oportunidad de aprovechar el talento de más del 50 % de la población y estamos evadiendo nuestra responsabilidad con la disminución de las brechas que afectan a las mujeres. 

Es necesario formular políticas con perspectiva de género

Estamos convencidas de la necesidad impostergable de formular todas las políticas, y en especial las de reactivación económica y empleo, con perspectiva de género. Es lo correcto.

Es necesario:

Invertir en la reactivación de los sectores en donde las mujeres participan en mayor proporción tanto en las zonas urbanas como en las rurales.

Recapacitar y reorientar a las mujeres hacia los sectores generadores de empleo digno en la “pospandemia”.

Priorizar la reapertura de los centros de cuidado y del sector educación con protocolos sanitarios apropiados que permitan reducir la carga de trabajo no remunerado.

Invertir en la distribución equitativa de los cuidados y el trabajo doméstico no remunerados entre el Estado, las empresas y las comunidades.

Adicionalmente se debe incentivar la creación de empleo para mujeres en el sector privado priorizando sectores fundamentales para nuestro país: servicios sociales para las comunidades; desarrollo y modernización agrícola; protección y conservación de los ecosistemas y diferentes áreas en clave del desarrollo sostenible.

La igualdad de oportunidades económicas para las mujeres debe ser la meta prioritaria de la humanidad y de nuestra sociedad. Nuestro compromiso está en reivindicar y garantizar los derechos de las mujeres para vivir libres y dignamente. 

*Texto preparado por la Mesa de Género del equipo de Sergio Fajardo, coordinado por Rosa Inés Ospina.

2 respuestas a «Las mujeres deben estar en el centro de la reactivación económica»

Todo muy bonito, pero quiero saber, ¿cuál es la propuesta que tiene la coalición de la esperanza en materia de crecimiento económico para el país? ¿cómo van a incentivar el crecimiento de la industria y a reactivar el agro desde una perspectiva de equidad para las comunidades campesinas y especialmente de las mujeres en esas comunidades?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?