Las niñas, niños y jóvenes necesitan volver al colegio

Propuestas de Sergio Fajardo

compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Es urgente remediar los costos que está dejando esta pandemia en los estudiantes.

Las niñas, niños y jóvenes necesitan volver al colegio. Tenemos que detener la deserción, recuperar lo perdido para evitar una generación perdida. La vacunación nos va tomar años como van las cosas. Es urgente remediar los costos que está dejando esta pandemia en los estudiantes.

¿Cómo ha sido la educación en la pandemia?

Únete a los voluntarios
Únete a los voluntarios

1) Antes del covid-19, la supervivencia escolar en Colombia ya era muy baja de cada 100 estudiantes que ingresan al grado primero, solamente 56 terminan el grado 11 en el tiempo oportuno; de esos 56, solo entran a la universidad 22, y de estos 22, solo 13 culminan sus estudios

En el país, el acceso, la permanencia y los resultados de aprendizaje varían negativamente, afectando principalmente a los niños, niñas y jóvenes procedentes de familias pobres que estudian en colegios oficiales.

2) Los efectos del covid-19 pueden ser dramáticos: se considera que la deserción podría aumentar en un 50 % para las poblaciones más vulnerables y que las pérdidas de aprendizaje para el 20 % más pobre de la población podrían ser de un 50 %.

Algo así como si se hubiera faltado a la escuela 5 de 10 meses posibles. La Unesco señala que “cuanto más tiempo los niños marginados dejen de asistir a la escuela, menos probable es que regresen. Los niños de las familias más pobres ya tienen casi cinco veces más probabilidades de no asistir a la escuela primaria que los niños de las familias más pudientes”.

3) A largo plazo, adicionalmente, la deserción y la pérdida de aprendizajes ocasionan una disminución en las retribuciones económicas en la actividad productiva futura; además, a nivel macro, el país podría perder más de tres años completos de su inversión en educación.

Por ejemplo, Hanushek y Woessmann señalan que “una pérdida de aprendizaje equivalente a un tercio de un año de escolaridad para una cohorte de estudiantes, de acuerdo con las relaciones históricas de crecimiento, significa un PIB 1,5 % menor en promedio para el año».

Las escuelas, además de contribuir al aprendizaje de habilidades cognitivas, son entornos de protección y desarrollo de competencias socioemocionales y ciudadanas.

Las pérdidas por no asistir a la escuela son en capital humano, pero también en bienestar social.

Por estas razones, el regreso gradual a la escuela es prioritario, pero no a la misma escuela de antes del covid-19, sino a una escuela distinta, de tal manera que se recuperen los aprendizajes perdidos y se gane en calidad escolar para todos los estudiantes.

Conoce nuestras 5 propuestas para fortalecer la educación en 2021:

Una respuesta a «Las niñas, niños y jóvenes necesitan volver al colegio»

A la educación no se le deben cargar muchas tareas. La mayor tarea se debe realizar en casa «formación en valores» – la escuela debe seguir profundizando esta formación y ahondar en la formación en competencias para la vida, la academia y el mundo productivo. La pandemia nos llevar a re-crear la misión de la escuela, pero para alcanzar esta meta es vital contar con padres y maestros comprometidos. Una educación que reconozca la individualidad, el potencial de cada «ser» y la realidad y prospectiva de los territorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
¡Hola!
¡Hola! En qué podemos ayudarte?